Con Francisco daremos el primer paso Publicado en: lun, 04 sep 2017 14:29:00 -0500
  • noticias educacion
   

Este es el pensamiento de esta semana, de nuestro Decano, José Leonardo Rincón S.J.

Me sentí muy cómodo en la entrevista que Sebastián Diaz me hizo para Semana.com, a propósito de la próxima visita del Papa Francisco, porque fue franca, abierta, directa y sin asomos capciosos o malintencionados en sus preguntas.

¿Va a cambiar el país después de la visita del Papa? Me preguntó. Y le respondí acorde no sé si con escépticos o realistas crudos que no. Sería iluso, por no decir ingenuo, creer que pasada su visita de cuatro días, Colombia será el país de las maravillas, un idílico paraíso donde pacen juntos el lobo y la oveja, el león con el cordero¿puede ser que sí, puede ser que no. Todo depende de nuestra libertad, de nuestra capacidad de acogida y apertura a su mensaje. Francisco no viene de paseo de verano porque en Roma está haciendo mucho calor. Francisco viene con una intencionalidad muy clara: quiere ayudarnos a dar el primer paso hacia la reconciliación y la paz en total consonancia con el Evangelio de Jesús, pero el lograrlo depende no sólo de nuestra actitud de fe sino también de nuestra voluntad política.

¿Pero se reunió con Santos y Uribe y no pudo¿¿ Claro que no! ¿Acaso es un mago o milagrero? Cuando los corazones y las mentes se cierran, ¿no hay tu tía que valga¿, ni Dios mismo intenta violentar las conciencias de esa creación suya que es el ser humano y que precisamente quiso hacer totalmente libre. No creo en el dios titiritero y manipulador, ni en el dios que con sus hilos nos maneja a su antojo como si fuésemos sus marionetas. Dios se la jugó toda apostando con nosotros al hacernos libres y autónomos, con el altísimo riesgo de voltearnos en su contra. De manera que en nuestras manos, esto es, nuestra libre decisión, está el que este país siga por las sendas de la polarización, la violencia y la guerra o decida convivir en paz en medio de la pluralidad y la diversidad, aceptando maduramente que somos distintos, que esa no es razón para matarnos.

¿La visita es pastoral, pero tiene un tinte político¿ es verdad. Francisco viene como pastor y por activa y por pasiva, a la luz de la Palabra se Dios y del magisterio pontificio, nos invitará hasta el cansancio para que demos ese primer paso hacia la reconciliación y la paz, pero también viene como jefe de estado que condicionó su visita a que los acuerdos de paz estuviesen blindados, primero por el referendo, cosa que no pasó, y luego por el Congreso, cosa que finalmente se dio. Su visita es también política, así oficialmente se niegue el adjetivo, porque como lo he dicho en otras ocasiones, el Evangelio tiene implicaciones políticas: paz, reconciliación, perdón, justicia, equidad, pobreza, etc. no son expresiones asépticas, ni su contenido es neutro en un contexto latinoamericano como el nuestro.

¿Un Papa que suscita polarización dentro y fuera de la Iglesia? también es cierto. Si Jesús de Nazaret lo fue en su momento, quien hoy lo representa no podía correr una suerte distinta. Hay quienes celebramos gozosos su venida a Colombia pero hay muchos también que la cuestionan y critican. Si se ve con los pobres es populista pero si se reúne con los ricos es oligarca. Si no hace alarde de su condición de Vicario de Cristo es porque es un impostor, pero si lo hiciera sería lejano y distante de lo que Jesús hubiese querido. Si opta por un bajo perfil y adopta una actitud sencilla es chabacano y le falta talante pontificio y diplomático, pero si es protagónico y se roba el show es un superstar pretencioso y avasallador. Muchos dicen que con los onerosos costos de sus viajes se podría ayudar a los pobres, pero otros muchos aseguran que beneficiará su viaje a muchos porque implicarán generación de empleos, bienestar y mejora de la calidad de vida y multimillonarios ingresos para las ciudades que visite. Si habla de los asuntos sensibles que golpean nuestra realidad colombiana es porque se mete en política interna y apoya unos acuerdos de paz infames, pero si no alude al asunto estará de espaldas a la realidad mostrándose insensible ante un asunto tan actual y pertinente, Francisco no es monedita de oro que guste a todos. Para algunos es el Papa que la Iglesia necesitaba, para otros es un desastre absolutamente decepcionante. Al interior de su círculo más cercano en el Vaticano también hay admiradores incondicionales y abiertos detractores que no encuentran la hora feliz de que se acabe pronto esto. Así de simple y a la vez compleja y desconcertante es nuestra realidad humana!

El hecho es que viene Francisco y con él la oportunidad de dar el primer paso:

- hacia la conversión y el cambio, esto es a la metanoia o transformación profunda de nuestro estilo de vida tanto en su modo de pensar como en su modo de ser y la manera de proceder.

- hacia la reconciliación y el perdón, después de tantas décadas de violencia, conflictos y guerra.

hacia la transparencia y la honestidad en todo lo que hacemos a nivel público y privado.

hacia el diálogo respetuoso y la aceptación de la pluralidad y la diferencia.

- hacia la auténtica paz que tanto anhelamos como fruto de la equidad y la justicia.

Tal vez esté soñando, pero creo que con Francisco daremos ese primer paso.